Quistes o masas

quistes

Durante la infancia es frecuente la aparición de ciertos quistes, masas o tumoraciones que son benignas pero que son consulta frecuente ante el dermatólogo o el cirujano plástico.

Si bien casi siempre es fácil hacer el diagnostico solamente con el examen físico, en ocasiones puede ser útil realizar una ecotomografia de partes blandas. Dado que, como veremos, la mayoría de los quistes o masas se alojan en la cara, es importante que el tratamiento quirúrgico sea efectuado por un cirujano plástico calificado para dejar una cicatriz lo más estética posible.

Prácticamente en todos los casos es posible efectuar la cirugía en forma ambulatoria y siempre se realiza estudio anatomopatológico (biopsia) de la pieza extirpada que aclarará el diagnostico definitivamente.

Las más frecuentes son:

Lipomas

Son quistes o masas indoloras, pequeñas, de crecimiento lento y sin alteraciones del color de la piel, que se debe a un aumento de las células del tejido graso. Según el grado de profundidad en que se encuentre puede ser más definido su contorno o bien ser una masa poco delimitada.

Para diferenciar de otras lesiones es útil realizar ecotomografía de partes blandas para descartar flujo vascular que orientaría a otras enfermedades.

Dado que no hay una regresión en el cuadro clínico, debe ser operado pero sin ninguna apuro ya que no se complican y evolucionan lentamente, en algunos pacientes esta enfermedad puede abarcar una zona extensa por lo que se hace necesario efectuar una liposucción a fin de no dejar una gran cicatriz o deformidad  de contorno.

Pilomatrixoma

image001

Es bastante frecuente en nuestro país y se debe a un aumento de células de la matriz de un pelo. Se ve casi exclusivamente en niños y adolescentes y hay una tendencia a presentar más de una lesión.

Los lugares más  habituales son: cara, cuello y brazos (90% de los casos).

Aparece como un pequeño nódulo que poco a poco va creciendo, se pone más duro y muchas veces se agrega una coloración levemente azul de la piel que está encima. Estos quistes o masas nunca se achican por lo que siempre es necesario extirparlos. Usted puede leer en algunos portales que existe riesgo de malignización baja pero esto es muy discutido y no aceptado aún.

Quiste sebáceo

Son menos frecuentes en los niños que en los adultos, también son producidos por sobre crecimiento de elementos de la piel y se caracterizan por tener una pared propia por lo que siempre son bien redondos, su contenido es grasoso y de mal olor en ocasiones. Los quistes sebáceos crecen lentamente y no duelen. Se ubican de preferencia en cabeza y cuello. Una ecotomografía orienta en el diagnóstico y el único tratamiento posible es su extirpación.

image003-300x224 image005-300x224

Quiste dermoide

Los quistes dermoides son algunos de los tumores más frecuentes en la infancia. De origen congénito,  comienzan a desarrollarse en los primeros meses de la vida, la localización más habitual es sobre uno de los párpados superiores, por lo que también se le llama “quiste de la cola de ceja”.

Los quistes dermoides son tan característicos que no  es necesario realizar estudio de imágenes. En sus inicios son móviles pero con el crecimiento, en el transcurso de pocos meses comienza a horadar el hueso frontal y cava un verdadero agujero en el que se aloja y se mueve menos, es recomendable operar apenas se diagnostica para evitar esta última situación que implica un riesgo mayor.

En aquellos pacientes que tengan una ubicación menos habitual como en la nariz o cercano a ella, es mandatorio descartar compromiso intracerebral.

image007-300x224ojo123

Granuloma piógeno

Es un tumor vascular benigno que se tiende a asociar su aparición con algún trauma de baja cuantía. Se ven principalmente en dedos y labios. Tienden a crecer rápidamente y en ocasiones sangran.

Según las características, en algunos casos pudiese tratarse con una sustancia local por un cirujano o dermatólogo,  pero la mayoría de las veces está indicada la cirugía.

uglydedo